sábado, 18 de abril de 2015

Ruta de los puentes del Guadiato

Hoy vamos a recorrer una bonita ruta a orillas del río Guadiato, en la Sierra Morena cordobesa, que une historia y naturaleza. 

En la carretera que une Santa María de Trassierra con el barrio cordobés del Brillante se encuentra el puente de Los Arenales, que cruza el río Guadiato (afluente del Guadalquivir) a escasos kilómetros de la urbanización de Las Jaras. La ruta comienza en la margen izquierda del Guadiato, justo al principio del puente, que por una senda nos llevará todo el tiempo río arriba a escasos metros del mismo, a través de un bosque de pinos y de rivera. Al rato, la senda se une a un camino más amplio y llano, llegando a una zona en la que el bosque se abre dejando paso a una pradera jalonada de chaparros y acebuches, y vira al este, tomando el valle del Guadanuño que viene a desembocar en el Guadiato. A pocos metros, nos encontramos sobre este mismo río el primero de los puentes que da nombre a esta ruta. 

Se trata de un puente de origen romano, del que se conservan sillares y el arco del margen derecho, aunque posteriormente fue reformado en tiempos del califato. Consta de cuatro arcos de medio punto realizados con sillares de caliza, y se encuentra ligeramente alomado. La calzada romana que atravesaba este puente, y el que veremos posteriormente, unía la antigua Corduba con Emérita Augusta (Mérida), siendo también utilizado por los árabes como vía de comunicación de Extremadura con la capital califal. Esta ruta siguió en uso hasta el siglo XIX, uniendo Córdoba con Santa María de Trassierra.

Siguiendo con nuestro camino, atravesamos el puente y seguimos la vereda unos metros, para coger una senda que gira a la izquierda para volver a tomar la orilla del Guadiato. Al poco, el bosque se hace más denso y entre los pinos aparece el segundo de los puentes, llamado puente de la Tejera. Como ya se ha dicho, este también es de origen romano, aunque la práctica totalidad de lo que vemos hoy día procede de la época califal, siendo el segundo más largo de la provincia de esta época. Consta de ocho arcos de medio punto, estando el pilar de la margen derecha derrumbado, encontrándose todo él en bastante mal estado, aunque en conjunto resulta un lugar muy bello. Tras disfrutar un poco del paisaje y relajarse a orillas del Guadiato, toca volver por el mismo camino por el que vinimos.

Espero que os haya gustado y que también lo hagan las fotos que os dejo a continuación. ¡Hasta la próxima!

El Guadiato desde el puente de Los Arenales
Jara blanca (Cistus albidus)
Lavanda
A orillas del Guadiato
Río abajo
Jara negra o pringosa (Cistus ladanifer)

De lejos el puente sobre el Guadanuño

Se acabó el bosque
Puente romano sobre el Guadanuño
Guadanuño y su puente
Río arriba
Desde la otra orilla
Pradera
Puente de la Tejera
Camuflado
Aguas abajo del puente
Aguas arriba del puente
Pilar derrumbado
Alrededores del puente de la Tejera
Pecoreando en la lavanda
Cerca de la junta de los ríos Guadiato y Guadanuño

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada